Toma nota de los siguientes tips para aprender a cómo estimular los genitales

Es inevitable que asociemos fingering al movimiento de dedos que hacemos cuando queremos decir “ven aquí”. Pero la realidad es otra, el fingering no es una práctica sexual que se use exclusivamente para estimular la zona G (conocida como punto G), es una forma coloquial que usamos para referirnos a la masturbación o estimulación del clítoris, la vulva, el ano o la vagina con los dedos. 

Fingering es toda aquella estimulación que se practique con los dedos: suaves caricias jugando con los ritmos, masajes genitales, estimulación manual… ¡Tu imaginación es la guía!

Con esto desmontamos el mito de que el fingering es única y exclusivamente para personas con vulva, en personas con pene también puede dar mucho placer además de aportar un extra de sensaciones nuevas. 

¡Pásate el juego con un buen fingering de vulva!

Tienes a tu disposición de manera gratuita la mejor herramienta de placer y no le sacas el suficiente partido, tus dedos. Y es que éstos, en el ámbito sexual tienen un gran potencial que, combinado con algunos esenciales como el lubricante llegarán a potenciar tus puntos de placer. 

¡Y ojo porque no tienes porqué practicarlo en solitario! En pareja, el fingering también puede ser muuuy excitante y placentero si se practica de manera correcta.

¡Vamos al lío! Toma nota de los siguientes tips si quieres ser el dios o la diosa del fingering. 

Sin excitación no hay placer

La excitación nos llega desde nuestro cerebro, tienes que estar en el mood y querer disfrutar de la experiencia. Por mucho ambiente que preparemos si no estás donde tenemos que estar,  la sesión de fingering no irá como esperas.

Una buena higiene

Tenemos que tener en cuenta que nuestras manos van a entrar en contacto con nuestros genitales así que nuestro primer y más importante paso es: una buena higiene. Antes de comenzar tu sesión de fingering asegúrate de que tus manos estén limpias, lávala con agua tibia y jabón. Insiste por la zona de las uñas porque es el principal foco de bacterias. Si tienes un limpiador de juguetes a mano, una vez hayas limpiado ambas manos con agua y jabón, pulveriza un poco de tu limpiador de juguetes favorito. Estos sprays están especialmente formulados para eliminar el 99,99% de las bacterias y patógenos en nuestros vibradores y cuerpo. ¡Te dejamos a continuación el que más nos mola!

Elige una postura cómoda

Busca tu comodidad. Cuánto más cómodx estés, más disfrutarás de tu sesión de fingering. Una buena opción es la postura del misionera, cualquier postura en la que se esté tumbadx es ideal para la estimulación.

Un extra de lubricación

Multiplica las sensaciones añadiendo un extra de lubricante a tu lubricación natural. Tus dedos se deslizarán con mayor facilidad con 0 fricción. El placer irá in crescendo a medida que tu excitación también lo haga, los lubricantes con efecto frío o calor te ayudarán a elevar las sensaciones. 

¡Recuerda que también hay lubricantes con sabor! Además de poderse usar para poner en práctica el fingering, también son compatibles con los juguetes sexuales y son 100% comestibles para jugar durante el sexo oral y los preliminares.

Fingering para vulvas

No tengas prisas ¡Tómate tu tiempo y también dale el suyo! 

Es importante tener en cuenta que el objetivo no es el clítoris, nuestro campo de placer es mucho más amplio del que nos centramos. Amplía tus horizontes y explora cada rincón.

Recorre los labios mayores con la yema de tus dedos, jugando con el ritmo y pequeños círculos. Notarás que su/tu respiración se acelera, eso es señal de que estás en el camino correcto… ¡Sigue así!

La piel es el mayor órgano sensorial de nuestro cuerpo, acaríciala y dedícale tiempo. 

Cada zona erógena es parada obligatoria, una vez recorras las ingles, los labios mayores y los labios menores, dirígete hacia el capuchón del clítoris. 

No te pongas como meta el orgasmo, disfruta del paso a paso y no conviertas el clímax en el propósito de tus encuentros sexuales. 

Acaricia el clítoris suavemente con pequeñas espirales en la dirección del reloj, no te asustes si éste se hincha. El clítoris puede duplicar su tamaño con el aumento del flujo sanguíneo porque al igual que el pene, el clítoris también se pone erecto. Esto se debe al flujo de sangre arterial con un alto de oxígeno. 

Explora la vagina, a unos 3-5 cm de la entrada vaginal se encuentra la zona G, cuando notes una superficie parecida a la del cielo de la boca mueve tus dos dedos centrales de arriba a abajo. 

Ven aquí baby

Una vez estén lubricados e introducidos en la vagina, realiza un nuevo movimiento. Coloca los dedos curvados con la  palma de la mano hacia arriba y haciendo el movimiento de ‘ven aquí’ de manera que alcances sin problema a la zona G. 

Este momento es ideal para estimular la pared anterior de la vagina, donde está la zona G porque provoca muuucho placer. 

La combi perfecta

Si quieres explotar de placer y experimentar un orgasmo de otro planeta, combina el fingering con un vibrador clitorial. El dedal vibrador del kit Coconut es el compi ideal de juegos para potenciar el placer en tu sesión de fingering. Mientras los dedos de una mano estén estimulándote internamente, coloca a Coconut (la funda dedal) en tu clítoris¡Vas a ver las estrellas! 

Si tienes compañía, cédele el control de tu placer. ¡Entrégale el control remoto!

¡Es hora de jugar!