Disfruta de un suelo pélvico fuerte y saludable con unos sencillos pasos

Tener un suelo pélvico tonificado y saludable no sólo mejorará tu vida sexual, sino que también mejorará tu bienestar en tu día a día. 

Estamos seguros que alguna vez has oído decir a algún familiar o amigx que cada vez que tose se le escapa el chorrito. Ésta es una de las señales que indica que tu suelo pélvico deber ser entrenado y no es la única. 

En esta guía vamos a contarte todo lo que necesitas saber sobre tu suelo pélvico, cómo saber si debes entrenarlo, los beneficios que tiene el hacerlo y cómo influye en tu vida sexual. Pero antes, debemos saber qué es el suelo pélvico ¡Vamos al lío!

¿Qué es el suelo pélvico?

El suelo pélvico es un conjunto de ligamentos, tejidos y músculos que forman la parte anterior de la pelvis y que cierran dicha cavidad abdominal cuya función es sostener todos los órganos del aparto digestivo y urinario: vejiga, útero, vísceras del abdomen, recto, uretra y vagina

Cuando hablamos de fuerza vaginal refiriéndonos al suelo pélvico, hacemos referencia a la acción voluntaria y consciente de ejercer fuerza mediante una o más contracciones.

Mientras que el tono, es la capacidad de contracción involuntaria de los músculos y fibras  responsables de la tonificación para sujetar por ejemplo, la vejiga. Cuando no hay tonificación y el suelo pélvico se ha debilitado, no hay tono, lo que provoca perdidas de orina involuntariamente.

Aunque en el siguiente blog te enseñemos con detalle cómo poner en práctica ejercicios que nos ayuden a tonificar el suelo pélvico, como los ejercicios Kegel, hay productos que están especialmente diseñados para fortalecer la musculatura pélvico como son las bolas chinas o bolas Kegel

Caipiriña es nuestro Kit de bolas chinas para entrenar de manera gradual y progresivo nuestro suelo pélvico.

¿Qué provoca la falta de tonificación en nuestro suelo pélvico? ¿Porqué se debilita el suelo pélvico?

Existen muchas razones o factores pero también tenemos que tener en cuenta que el suelo pélvico es un grupo de músculos y ligamentos que si no se entrenan a la larga pierden fuerza y tonificación. 

· Embarazo, parto y postparto: Cuando damos a luz, tenemos que ser consciente de que la salida de nuestro bebé es a través del canal del parto de nuestra vagina. Este proceso provoca estiramientos y compresiones de las fibras musculares, fasciales y nerviosas del suelo pélvico causando traumas musculares en nuestro suelo pélvico. 

· Deportes de alto impacto como por ejemplo el running, donde nuestra musculatura pélvica debe soportar constantemente un impacto tras otro que provoca incontinencias urinarias.

· Menopausia

·Infecciones de orina

· Obesidad

· Estreñimiento crónico

¿Cómo se que debo trabajar el suelo pélvico?

Aunque explores tu cuerpo, debes acudir a un fisioterapeuta pélvico. Es importante que un profesional nos valore dándonos un diagnostico certero antes de autovalorarnos. 

Existen síntomas que pueden indicar la falta de tonificación y debilidad de tu suelo pélvico:

· Incontinencia urinaria leve o severa

· Presión en la pélvis durante y dolor durante las relaciones sexuales con penetración

· Dolor lumbar persistente

· Pérdida parcial o total de nuestro placer durante la penetración

· Estreñimiento crónico

Beneficios de fortalecer tu suelo pélvico

Ahora que conoces que es el suelo pélvico y que provoca su debilidad, te vamos a contar los múltiples beneficios que tiene tener un suelo pélvico saludable y fuerte tanto en tu vida sexual como en tu vida cotidiana. 

  • Mejora el funcionamiento de nuestra fisiología genital y ayuda a tratar disfunciones sexuales
  • Trata el dolor dolor genital persistente o recurrente que ocurre justo antes, durante o después de tener relaciones sexuales, conocido como Dispareunia. También ayuda a tratar el vaginismo que es la tensión involuntaria de los músculos de la vagina. En contra de nuestra voluntad, los músculos que rodean la vagina sufren espasmos impidiendo una placentera penetración. 
  • Aumenta la lubricación vaginal de manera natural.
  • Previene la incontinencia urinaria y fecal
  • Mayor placer durante la penetración y orgasmos más intensos: Al tonificamos la musculatura pélvica nuestras paredes vaginales están más contraídas provocando mayor placer durante la penetración. Al estar más “apretado” nuestro suelo pélvico se produce mayor fricción con la zona G, lo que provoca también mayor placer y sensibilidad en la persona con pene. Al ser más fuertes y prolongadas las contracciones durante el orgasmo, éstos son más intensos y duraderos aumentando la sensibilidad en ambxs: tanto en la persona penetrada como en la encargadx de penetrar.